lunes, 27 de diciembre de 2010

Los Lunáticos: inventores del mundo moderno


 En la segunda mitad del siglo XVIII, un grupo de científicos, escritores y pensadores se reunían en Birmingham cada noche de luna llena, por lo que se hacían llamar lo lunáticos. Los miembros de la Sociedad lunar, procedían de familias humildes y estaban totalmente alejados de los centros de poder, pero su pasión por la ciencia y su convicción de que ésta podía servir para mejorar la vida de la humanidad, hizo que se convirtieran en los precursores de la Revolución Industrial, y más tarde en los inventores del mundo moderno.

Mediante la mezcla de la ciencia, del arte y del comercio, este grupo de personas crearon fábricas, máquinas de vapor, nuevos medicamentos, bautizaron plantas, etc., es decir, con ellos traspasamos el umbral de la modernidad. Pero, ¿quienes formaban el grupo de los lunáticos? Los inventores que se nombran a continuación formaban el núcleo, pero esta sociedad llegó a contar con catorce miembros.

-         Erasmus Darwin: médico, inventor, poeta y pionero de la Teoría de la Evolución, además de abuelo de Charles Darwin
-         Josiah Wedgwood: ceramista y el otro abuelo de  Charles Darwin
-         Matthew Boulton: director de la primera gran fábrica de Inglaterra e inventor del sistema monetario antifraude
-         James Watt: inventor de la máquina de vapor
-         Joseph Priestley: pastor anglicano que descubrió el oxígeno, inventó la goma de borrar y el agua carbonatada

Como ya se ha citado anteriormente, los lunáticos hicieron posible la aparición de la Revolución Industrial, que transformó una sociedad en la que su economía era agraria y artesa en una industrializada y mecanizada. La máquina de vapor tuvo un papel fundamental en esto, ya que incrementó la producción sin coste en personal y permitió una mayor especialización del trabajo y una producción en masa de los bienes manufacturados, además de provocar un uso indiscriminado de los recursos naturales.

La industrialización, también produjo un cambio del mundo rural al urbano, creando un ascenso demográfico sin precedente y desarrollando las primeras protestas de la clase obrera reivindicando sus derechos laborales.

A partir de la Revolución Industrial la sociedad comenzó a sufrir un auge científico técnico, que con la introducción de las nuevas formas de comunicación, hoy en día están transformando de nuevo la sociedad, creando una economía global y teletrabajo. ¿Será esta la Tercera Revolución?

Si nos remontamos a la Grecia clásica, nos podemos dar cuenta de que ya los primeros pensadores griegos estudiaron materias muy diversas, trabajando como verdaderos científicos multidisciplinares. Así, por ejemplo, Aristóteles escribió sobre todo aquello susceptible de ser objeto de estudio o de reflexión; astrología, física, poesía, ética, política…, ya que las ciencias están estrechamente relacionadas con las humanidades. Otro ejemplo de esto lo podemos observar en el Renacimiento, que gracias al arte fue el empuje decisivo para el progreso científico. Se estudiaba detalladamente la anatomía humana, la matemática, la óptica, la geometría, la luz y la perspectiva para dar una imagen naturalista a lo pintado.

Algunos de los científicos multidisciplinares de esta época fueron los siguientes:

-         Leonardo Da Vinci: su legado unía perfectamente el arte con la ciencia
-         Robert Hooke: descubrió las células, planteó la Teoría sobre el movimiento de los planetas, y estudió la naturaleza ondulatoria de la luz.
-         Thomas John: estudió los eclipses, los colores de la luz y el tamaño de las moléculas de la materia

A partir del siglo XIX y como consecuencia de los grandes avances de la ciencia, los científicos tuvieron que dedicarse a ámbitos concretos, y un siglo más tarde a una especialidad dentro de cada ámbito. Pero el avance real de la ciencia depende de la capacidad de unos expertos y otros de comunicarse y compartir conocimientos.

Con la llegada de la química moderna, por ejemplo, hemos sido capaces de ver estructuras químicas casi inéditas, y nuevos materiales que nunca han existido en la naturaleza. El primer gran logro de la síntesis química fueron los tintes, que se descubrieron al azar. El segundo fue el descubrimiento del primer fármaco sintético, que se consiguió probando los tintes para las células. Cuando probaron los tintes en éstas, se dieron cuenta de que algunos mataban las bacterias y tras varios estudios comprobaron que uno de los tintes mataba el parásito responsable de la sífilis. Por último, el tercer gran logro fue la creación de los plásticos.

Desde siempre, la química ha sido considerada la más creativa de todas las ciencias y poco a poco se está haciendo cada vez más exacta.                                                                     


No hay comentarios:

Publicar un comentario